Inicio |

Del techo cuelgan recuerdos como si fueran los ex votos de una iglesia. No sólo huele a pica-pica, croquetas y calamares a la romana, especialidades de la casa, sino a tiempo, a personas.

Don Toni Ferrer, dueño de Tito´s fundó en los años 40 esta Bodega.

Después lo cogieron unos hermanos de Camp Redó, el amo Martí, la tía Bel, Joana y Pedro. que no eran familia, pero así les llamábamos , aclara Jero. Fue cuando su padre, Roberto, siendo mozuelo, entró a trabajar en la tasca.

Roberto Pérez, nació en el pueblo de Arou, un gallego mallorquinizado voluntariamente que fue, según le recuerdan, pionero en el tapeo palmesano, compró, la bodega, en traspaso en 1969.

Pagó dos millones, un dineral que le costó reunir, cuenta su hija Jero, al frente desde 1995.

Ella le dio un plante a los estudios administrativos para seguir de cerca un negocio que conocía al dedillo.

Mi padre nos enseñó que si quieres algo, algo te cuesta , así que de jovencitas, las hermanas echábamos una mano los fines de semana.

¡Cuántas horas hice para comprarme unos Levy’s! recuerda y no se arruga al afirmar al morir mi padre estaba un poco asustada, porque él era el alma y yo estaba en la sombra Jero se ha ganado a pulso, el lugar que ocupan ahora.

La bodega luce en sus muros fotografías de su época dorada, cuando llegaron a trabajar de 9 a 12 empleados que servían, sin aliento, a las riadas de turistas,

sobre todo franceses y norteamericanos que paraban a tomar el vermut en la ruta del Palma-noche que concluía en el Trocadero. Entre los clientes que hacían parada habitual, el actor Errol Flynn.

También han pasado políticos de todos los colores advierte, Jero, con una sonrisa pícara.

*extractos del artículo de Lourdes Duran para Diario de Mallorca